Viaje & Lifestyle

Disfruta de la vida cuando viajas

Cómo sobrellevar el efecto Holiday blues

Casi todos tuvimos esos sentimientos, pero no todos saben que esa tristeza o nostalgia post-vacacional tiene un nombre: Holiday blues. 

¿A qué se refiere? A ese humor que nos abruma apenas aterrizamos, una mezcla de cansancio y depresión por tener que volver a la rutina. Hay muchos motivos, tanto emocionales como físicos (el jet lag, la diferencia en los horarios, el cambio de en la alimentación).

Un consejo es tratar de recuperar los hábitos de siempre y hacer foco en el descanso. La actividad física siempre es una gran aliada a la hora de dejar atrás la nostalgia.  Es importante tomarse la vuelta con calma y tratar de disfrutar de los recuerdos recientes. Y mientras nos recuperamos, te sugerimos 5 aliados para sobrellevar mejor la transición.

Un mimo para relajarse

Antes que nada, la idea es consentirse y tratar de restarle dramatismo a la idea de enfrentar las obligaciones cotidianas. Algo importante es encontrar un momento de soledad y zambullirse en un hidromasaje, o simplemente en una bañera con agua caliente y una buena espuma o aceite relajante con un aroma capaz de transportarnos a un lugar de paz. El aceite Clarins Relax Body Treatment Oil, concentrado relajante con camomila y albahaca, es una buena opción para intentarlo.

 

Clarins

Con sabor a vacaciones

Viajar implica también una travesía gastronómica. Cuando nos trasladamos a otro destino, la rutina cambia: desayunamos otras cosas, probamos sabores nuevos y brindamos con bebidas que no son de consumo habitual.

Por eso, llevarse una botella de esa bebida o algo de esa comida a casa es una forma de sentirse aún de viaje. Chocolate Suizo si recorrimos las montañas nevadas, o un buen cognac francés si el destino fue París, por ejemplo. Así es posible, además de recordar los sabores que nos hicieron felices, compartirlo con aquellos que no vinieron con nosotros.

Jugar a los recuerdos

Si uno tiene hijos, un gran recurso para seguir en modo vacaciones es elegir un juego alegórico que nos permita revivir buenos recuerdos junto a los chicos. Es importante que sea un juego educativo con un objetivo a realizar en equipo. Un rompecabezas, o un Lego set de una cuidad, por ejemplo, es perfecto para seguir conectado con aquello que nos dio tanto placer.

 

Lego London

Llevar un momento cerca del corazón

En tiempos de fotografía digital, es interesante imprimir algunos de los mejores recuerdos para tenerlos a la vista y dejar que, al pasar, nos roben una sonrisa.

El consejo es imprimir en papel fotográfico instantáneas de los viajes y pegarlos, ya sea en un espléndido portarretratos en el living o sostenerlos con apenas un imán en la heladera. No importa el soporte, el objetivo es verlos seguido.

Qué mejor manera de revivir los viajes que llevarlos todo el tiempo cerca. Por ejemplo, con este camafeo con forma de globo terráqueo que guarda dentro una pequeñísima fotografía, un tesoro para verlo cuando hace falta resetear la mente.

 

Links of London

¿Y un último consejo? El mejor recurso para sobrellevar la nostalgia del regreso es comenzar a planear la próxima partida.


Photo by Philipp Cordts on Unsplash
Este bloque está deteriorado o desaparecido. Puede que esté perdiendo contenido. Es posible que tenga que activar el módulo original.
Este bloque está deteriorado o desaparecido. Puede que esté perdiendo contenido. Es posible que tenga que activar el módulo original.